Skip links

Mamá me quiere, Mamá no me quiere!!

Ha llegado el momento de que Lucas vaya al cole. Pero cuando mamá le lleva y le deja allí, piensa que es porque mamá ya no le quiere corazón 💔 . Hasta que descubre que, en realidad, no es así y entiende que mamá le sigue queriendo 🥰 igual que antes. ¿Queréis saber cómo lo descubrió?. Pues no os perdáis este divertido cuento.

MAMÁ ME QUIERE, MAMÁ NO ME QUIERE!!

Cuando me despierto, mamá viene y me da un beso.

—¡Buenos días mi niño! Ya tienes preparado el desayuno. ¡Corre que se enfría! —me dice.

Mamá siempre está conmigo. ¡Mamá me quiere!

Después de desayunar, siempre jugamos un rato juntos. Hoy hemos hecho un puzzle de mis dibujos favoritos. Mamá siempre juega conmigo. ¡Mamá me quiere!

—Lucas, ahora puedes estar un ratito viendo la tele, mientras preparo la comida —me dice.

Así que, me acurruco, calentito con mi mantita en el sofá y veo mi serie preferida. Cuando mamá termina de hacer la comida, se sienta conmigo a ver la tele. Mamá siempre ve tele conmigo. ¡Mamá me quiere!

Después de comer, me duermo la siesta con mi mamá. Mamá siempre duerme la siesta conmigo. ¡Mamá me quiere!

Cuando me despierto de la siesta, mamá prepara una rica merienda. Mamá siempre merienda conmigo. ¡Mamá me quiere!

Después de merendar, vamos a jugar al parque. Jugamos en los columpios, con la pelota, con la arena. Mamá siempre juega en el parque conmigo. ¡Mamá me quiere!

—Lucas, recoge los juguetes de la arena y la pelota, que tenemos que irnos a casa ya —me dice.

Nos vamos a casa y llega la hora del baño. Mamá me prepara un baño con espuma y muchos patitos y peces de colores. Mamá siempre juega conmigo en la bañera. ¡Mamá me quiere!

Después de cenar, llega el momento más chulo del día, la hora del cuento. Todas las noches, mamá me lee un bonito cuento antes de dormir. ¡Mamá me quiere!

Hoy mamá me ha despertado muy pronto.

—¡Buenos días dormilón! Hay que despertarse, que hay que ir al cole —ha dicho.

—¿Al cole? —le he preguntado.

No sabía muy bien lo que era el cole.

—Sí, venga, ven a desayunar que vamos a llegar tarde —ha contestado mamá.

He desayunado enseguida y nos hemos ido… a eso del cole.

Mamá me ha dejado en un sitio, que no había visto nunca, con un montón de niños que no conozco y con una señora de gafas, que tampoco había visto en mi vida. ¡Estoy muy enfadado con mamá! ¡Mamá no me quiere!

Por la mañana, no he podido jugar con mamá, ni ver la tele acurrucado en el sofá. Me ha dado de comer una señora gruñona, que no me ha gustado nada. La comida no era como la de mamá. Y me he dormido la siesta yo solito, con todos esos niños tontos que no conozco de nada. ¡Mamá no me quiere!

Luego mamá ha venido a recogerme al cole y ya, nos hemos ido juntos a merendar. ¡Ufff, menos mal! Pensaba que me iba a dejar en ese sitio para siempre.

Después de merendar hemos ido al parque “como siempre”. Hemos jugado a la pelota, en la arena y en los columpios juntos, “como siempre”. Y mamá ha jugado conmigo en la bañera, “como siempre”. ¡Mamá me quiere otra vez!

Después de cenar, ha llegado la hora del cuento y mamá me ha leído un cuento muy bonito, “como siempre”. Sí, sí, es seguro, ¡mamá me quiere otra vez!

«Lucas, hay que dormirse ya, que mañana tenemos que madrugar para ir al cole».

«¿Al cole otra vez?»

«Claro, hay que ir todos los días».

¡Brrrrrrrr, mamá no me quiere!

Al día siguiente, me ha tocado otra vez el cole, y al siguiente otra vez, y otra y otra…

¡Arrrrrgggggg, estoy muy super, super, super enfadado con mamá, porque ya no está siempre conmigo! Me deja todos los días en el cole. ¡Brrrrr! Está claro, ¡mamá ya no me quiere!

—Mamá ¿cuántas veces voy a tener que ir al cole? —le he preguntado a mamá hoy.

—Todos los días, cariño, todos los niños van al cole —me ha contestado.

«¡Pues yo no quiero, yo quiero estar contigo todo el tiempo!»

«Pero eso no puede ser Lucas, ya eres mayor, tienes que ir al cole. Y yo tengo que ir a trabajar».

«Ummmmm… ¡No, lo que pasa es que no quieres estar conmigo todo el tiempo, porque ya no me quieres!»

«¿Entonces no quieres ir al cole?», me ha preguntado sonriendo.

«¡No!»

«¿Y quieres estar conmigo todo el tiempo?»

«¡Sí!»

«Muy bien. Entonces ya no irás más al cole».

«¿De verdad?»

«Sí».

¡Bien, mamá me quiere!

Hoy por la mañana mamá me ha despertado temprano.

—¡oooouaaahhhh! Pero ¿por qué me despiertas tan pronto? Si ya no voy a ir al cole —le he preguntado bostezando y muerto de sueño.

—Ya. Como no vas a ir al cole, tienes que venir conmigo a trabajar. ¡Venga, date prisa, que tenemos que ir muy lejos y no puedo llegar tarde! —me ha dicho.

Me he vestido enseguida y he desayunado, pero mamá no me ha llevado al cole, me llevará con ella a trabajar. Voy a estar con mamá todo el día. ¡Mamá me quiere!

Hemos llegado al trabajo de mamá.

Mamá trabaja en un sitio muy chulo, tiene una mesa grande para ella sola. ¡Qué bien, podremos jugar juntos toda la mañana!

«Mamá, ¿a qué jugamos?»

«No Lucas, no puedo jugar contigo, tengo que trabajar. Siéntate ahí en esa silla y no hagas ruido, tienes que estar quieto y calladito».

Jolín, pues vaya rollo.

«Mamá, ¿puedes leerme un cuento? Es que me estoy aburriendo un poco».

«No Lucas, no puedo ahora, tengo que trabajar. ¡Shhhhhh!, no hables, debes estar en silencio, si no molestarás a las demás personas, que también están trabajando».

Bah, qué rollazo es trabajar, no puedes jugar, no puedes leer cuentos, no puedes hablar….

«Mamá, estoy un poco cansado, ¿nos dormimos un ratito de siesta?»

«No, ahora no puedo dormir la siesta, tengo que trabajar, ya te lo he dicho».

«¿Y cuándo terminas de trabajar? Me aburro un montón».

«Pues aún quedan cuatro horas para salir del trabajo».

¡Ufffffffffffffffffffffff, vaya aburrimiento! Seguro que ahora en el cole están en el recreo, jugando al pilla, pilla. Luego la profe, que es muy guay les leerá un cuento, cantarán canciones y harán muchos dibujos. Y también dormirán la siesta todos juntos… qué suerte tienen los que están en el cole, y yo aquí trabajando con mamá.

—Bueno Lucas, ya he terminado de trabajar, vamos a casa —ha dicho mamá—. Hoy tenemos que acostarnos pronto, mañana tenemos que venir a trabajar de nuevo. ¡Me gusta mucho que estés conmigo todo el tiempo!

«Mamá, creo que sería mejor que yo me fuera mañana al cole. Entiéndelo, no es que no quiera estar contigo, pero allí puedo jugar con mis amigos, hacer cosas con la profe y aprender mucho mientras estás trabajando. Cuando tú termines de trabajar y yo salga del cole, ya volvemos a estar juntos, ¿vale?»

«Vale Lucas, estoy de acuerdo. Y veo que, por fin, lo has comprendido. Cuando te dejo en el cole no es porque no te quiera, es porque ya eres mayor, tienes que aprender cosas, hacer amigos… y yo tengo que trabajar. A mí también me entristece que nos separemos por un rato. Pero después del trabajo y del cole, podremos estar juntos de nuevo, ir al parque, merendar, jugar en la bañera y leer cuentos, como siempre hemos hecho».

«Sí, ya lo entiendo, ¡gracias mamá por quererme tanto!»

Y colorín colorado, este cuento se ha acabado.

Abrir chat
1
Hola 👋, ¿En qué podemos ayudarte?