Skip links

¿Quién soy?

Si estáis aquí, seguramente, ya me conoceréis. Pero por si no es así, me presento:

“Soy María Silván, Cuentacuentos y Cuentacosas”

Me encanta contar, contar cualquier cosa. Desde siempre, todos a mi alrededor, me han pedido que les cuente cosas. Cuando cuentas algo vuelves a vivirlo.

Si al contarlo te emocionas, quienes te escuchan, también se emocionarán. Si te ríes, también reirán. Y si lloras, también llorarán. Por eso, cuando queráis contar algo, que sea algo que os salga de muy adentro, que salga de vuestro corazón, porque, salga lo que salga, será maravilloso y os pedirán que volváis a contarlo una y otra vez.

¿Por qué esta aventura?

Fijaos, hasta hace muy poquito, trabajaba como Agente Inmobiliario, gestora, administrativa… Sí, sí. Habéis leído bien. Menudo cambio ¿verdad? Un día vi un anuncio donde buscaban “Cuentacuentos online” y entonces se me encendió una bombillita y pensé que era el momento de intentarlo. Era algo que siempre había tenido ahí en mi cabeza y decidí probar a grabar un cuento.

Al principio, me sentía algo ridícula contando un cuento a una cámara, pero esa sensación duró solo los primeros cinco minutos, porque después resultó muy divertido. Mi familia estaba en el pasillo viéndome sin que yo me diera cuenta y, no solo les encantó, sino que les sorprendió mucho.

Luego vino la prueba de fuego. Lo envié a todos los papás y mamás que tenía en contactos y…. ¡cuál fue mi sorpresa! a todos los peques les encantó, me preguntaban que ¡¿cuándo iba a grabar otro?! Entonces me animé a abrir el canal de cuentacuentos, “Cuentacuentos María Silván”. Y así comenzó todo.

¿Sabéis cuál fue aquel primer cuento? Ricitos de Oro y los tres osos.
Lo guardo con especial cariño, como podréis imaginar. Tengo guardado el video original… algún día, a lo mejor hasta me animo a subirlo al canal…. “MIS COMIENZOS” … Pero, por ahora, guardaré la intriga de cómo salió aquel primer video sin micro, sin luces, ni preparación de ningún tipo…. Solo mi móvil enfrente, encima de una silla, a su vez encima de una mesa y…
¡a contar se ha dicho!

Versiones de los cuentos clásicos

En casa siempre hemos sido fans de los cuentos antes de dormir. El momento preferido de mi pequeño.

«¡Mamá, ya estoy en la cama, ahora vienes! ¿Qué cuento me vas a contar hoy?»

Durante un tiempo fue fácil, hay muchos cuentos divertidos para contar. Cogía un libro de cuentos de la estantería y leíamos uno cada noche.

Pero llegó un momento en que ya habíamos leído todos, y varias veces.
«Hoy te voy a contar el cuento de Los tres cerditos y el lobo»
«Pero ese ya lo hemos leído muchas veces mamá»
«Éste no»

Y aquella noche los tres cerditos se fueron de cena y luego a bailar a la disco después de construir sus casas. Y el lobo feroz se hizo pasar por un vendedor de la “Thermomix” para intentar engañarles… De ahí nació la idea de versionar los cuentos de siempre, cambiando un poquito esas historias que todos conocemos, pero manteniendo la misma esencia y los mismos valores.

Además ¿sabéis qué pasa? Que divertir y emocionar a los demás, solo se consigue si tú también te diviertes y te emocionas contando o escribiendo. Descubrí que conseguía eso cuando hacía mía la historia, cuando la contaba como a mí me gustaría que fuera, cambiando incluso el final, añadiendo nuevos personajes…

Para hacer tuya una historia, tienes que identificarte con ella. Por ejemplo, en nuestra versión de Caperucita, que por cierto no es Roja… no aparece solo la abuelita. Yo quería tanto a mis abuelos y guardo tan buenos recuerdos de ellos, que no concebía la historia sin que estuvieran los dos, la abuelita, pero también el abuelito… y así lo hice. En mi historia de Caperucita aparecen los dos, abuelo y abuela. ¡Defensores implacables de su adorada nietecita!

Cuentos originales

Mi cabeza no para. Algunos de los cuentos originales que podéis disfrutar, aquí en la web, o en el canal, surgieron de cosas cotidianas, o, incluso de ideas disparatadas que se nos ocurren a mi pequeñajo y a mí de camino al cole… Mi peque, mi hijo Sergio, es mi colaborador más especial, porque en él encuentro siempre la inspiración, me aporta muchas ideas divertidas, me propone retos de los que luego salen cuentos… que nunca hubiera imaginado.

Mirad, la idea de que un burrito, llamado Pepe, fuese con Papá Noel repartiendo los regalos en Nochebuena, fue suya. Siempre me preguntaba por qué Papá Noel llevaba renos y no burritos… y pensé, ¿y por qué no? Y de ahí nació nuestro cuento «El Burrito Pepe salva la Navidad».

Tenemos muchas ideas y cuentos en el cajón, que poco a poco iremos compartiendo con todos vosotros. ¿Habéis visto el cuento de “Óscar, el perezoso con zapatos”? Un día le dije a Sergio:

«¡Dime un animal!»
—Un oso perezoso —me contestó.
«¡Y un objeto!»
—Unos zapatos me dijo.
—Ummmmm le dije, qué difícil me lo pones, un perezoso y unos zapatos ¿qué voy a hacer con eso?

Pues ahí está, el primer cuento de una colección que estamos preparando, con las aventuras de los cinco amigos de la pandilla, el oso perezoso Óscar, la jirafa Pepa, el mono Nino, el perrito Teo y el osito Paddy.

¡Eh! Acepto ideas. Si hay algún cuento que os gustaría que existiera decídmelo, seguro que algo se me ocurre para montar una historia divertida.

Y más cosas…

Poesía

Me encanta la poesía, me encanta leer poesía en voz alta.

Los cuentos con rimas son estupendos y leerlos en voz alta es un relajante natural, para quien los lee y para quien los escucha.

Además, la poesía para niños es genial. Es rápida, fresca, divertida, sin grandes metáforas ni pretensiones, solo palabras sencillas, rimadas, que suenan a música y tranquilidad…

Adivinanzas

¡Qué divertidas son las adivinanzas! Son entretenidas y, además, ¡cuánto aprendemos con ellas! Hace tiempo que quiero recopilar todas las que conozco, muchas que me he inventado y muchas más que me inventaré, en un libro. ¡Ya lo estamos preparando! Ahí va un adelanto…

“Cuando llueve y hace sol,
me ves en el horizonte.
Soy como media naranja,
pero con muchos colores…
¿Quién soy?”

Porque no hay nadie que pueda resistirse cuando le preguntas… ¿te digo una adivinanza?

Haced esto que os propongo. Coged un buen libro de adivinanzas, sentaos en círculo en vuestro lugar favorito, e ir leyendo una adivinanza cada uno… os partiréis de risa con las respuestas que, a veces, se nos ocurren a algunos…

Por cierto, ¿ya adivinaste la que te dije? Claro… ¡El Arcoiris!

¡Te espero!

Ahora que ya me conoces un poquito más, espero que me acompañes en esta aventura y que pases mucho por aquí para leer, ver y escuchar cuentos.

No te pierdas todas las novedades que iremos publicando y todas las cosas chulas que te iremos ofreciendo.

Y ya sabes, si quieres contarme algo, no dudes en contactar conmigo y dejarme tu comentario.

¡Felices cuentos!

Abrir chat
1
Hola 👋, ¿En qué podemos ayudarte?