Skip links

Un regalo para Papá

María quiere hacerle a papá 👨‍👧 un regalo 🎁 supergenial, el mejor regalo de todos. Piensa y piensa 🤔, y no consigue encontrar el regalo perfecto. Pero al fin, se le ocurre una idea💡para hacerle a papá un regalo muy especial. ¿Adivinas cuál puede ser? ¿No? Pues corre a escuchar el cuento y descúbrelo 😉. ¿Y tú? ¿Ya tienes preparado tu regalo 🎁 para papá? ¡Feliz Día del padre!

UN REGALO PARA PAPÁ

Este año, María quería hacerle a papá el regalo más genial del mundo. Su papá era muy importante para ella, le quería un montón tan grande, tan grande… como el universo.

Llevaba ya varias semanas pensando en cuál podría ser ese regalo tan especial…

—Ya lo tengo, ya sé cuál va ser el regalo que más le va a súper encantar a papá —le dijo a mamá—. ¡Un caballo!

Papá siempre había tenido la ilusión de tener un caballo y trotar con él por el campo, con un enorme sombrero de alas en la cabeza.

—Es muy buena idea María, pero creo que no va a poder ser, porque aquí en casa no podríamos guardar un caballo ¿no crees?

«Ya. ¡Pues qué pena, porque a papá le habría encantado!», pensó María.

«Ya sé. Le compraremos un tractor. A papá le gusta mucho el campo y siempre dice que le gustaría vivir allí, para comprarse un buen tractor y tener un huerto muy grande, donde cultivar ricas verduras y frutas».

Pero…

—Cariño, ¿un tractor? —dijo mamá sonriendo—, aquí no tenemos huertas, ni campos para andar con un tractor, seguro que le gustaría mucho, pero no creo que sea muy buena idea.

«Claro, aquí casi no va a poder jugar con él, mejor pensaré en otra cosa».

—¡Mamá, mamá, ya sé cuál será el regalo perfecto para papá! —dijo María emocionada—. ¡Un perro! Un perro muy grande, podemos adoptar uno sin que se entere y le damos una sorpresa.

—María, ¿pero el perro lo quiere papá o lo quieres tú? —dijo mamá.

—Lo queremos todos, seguro que es muy divertido tener un perrito —contestó María.

—Pero es un regalo para papá, no para todos. Además, adoptar un perrito es una decisión muy importante que tenemos que hablar entre los tres —dijo mamá.

***

María empezaba a desesperarse, no tenía ni idea de qué podría regalarle a papá. Así que, pensó en preguntarle a él.

«Papá, ¿qué te gustaría que te regalase para el día del padre?»

«No hace falta que me regales nada cariño. Tú eres mi mejor regalo».

Pues vaya, papá tampoco había ayudado mucho.

***

«Pues le haré yo un regalo, así sí que será algo muy especial».

Intentó construir una cesta con pinzas. Pero…

¡PLOFFFFFFFFFF!

se despegaban y se destrozaba todo.

Luego una casa de palillos… pero, no había forma de que se sostuviera en pie.

Una carta de felicitación… «Mmmm, pero si aún casi no sé escribir».

—¿Por qué no le haces un dibujo? Tú dibujas muy bien —le dijo mamá.

—Que dibujo muy bien, dice. Ayer en el cole dibujé un león y la profe me dijo… “vaya María, qué bonito girasol”.

—Bueno, pero lo importante es la intención, a papá le gustará igualmente —le contestó mamá.

«¡No! Yo quiero hacerle a papá un regalo muy chulo».

***

Así que María y mamá se pusieron a pensar…

“A pensar mucho, a pensar todo el rato,

a pensar en bajito y a pensar en alto.

A pensar en la cama, a pensar en la silla,

a pensar descalzas y con zapatillas”.

 

“Tanto, tanto, pensaron,

que les dolía la cabeza,

les daba vueltas el techo,

veían hasta las estrellas”.

 

—¡Eso es! ¡Estrellas! —dijo María. Y le contó a mamá la idea que había tenido para hacer un regalo súper a papá—. Pero voy a necesitar tu ayuda.

—Claro, entre las dos lo prepararemos todo —le dijo mamá, es una idea genial—. Pero no puedes decirle nada a papá, tiene que ser una sorpresa. Será nuestro secreto.

—Claro que no… shhhhhhhh —dijo María.

***

Pasaron varios días preparando todo.

María había guardado muy bien el secreto del regalo de papá. Tenía que ser una gran sorpresa, estaba muy emocionada y muy nerviosa.

—Papi, mañana es el día del padre —dijo.

—Sí, ya es mañana, seguro que haremos algo bonito —dijo papá.

—¿Sabes qué? —María miró alrededor para asegurarse de que mamá no podía oírla y, muy bajito le dijo a papá al oído— te hemos preparado una sorpresa, pero…

“shhhhhhhh”

“no te lo puedo decir”…

—Vale, vale, será nuestro secreto —le susurró papá sonriendo.

***

María, papá y mamá pasaron un día del padre estupendo. Salieron a pasear, tomaron tortitas y jugaron un rato en el parque. Cuando volvieron a casa, llegó el momento del regalo para papá.

—Papá, cierra los ojos —le dijo María. Le cogió de la mano y le llevó a la terraza.

María y mamá habían montado la tienda de campaña. Dentro había tres sacos de dormir, muchos cuentos, álbumes de fotos, un plato con sándwiches y una enorme jarra de leche con cacao.

—Vaya… pero ¿qué es esto? —dijo papá sorprendido.

—Es mi regalo para ti, papá. Hoy dormiremos aquí los tres y, cuando sea de noche, noche, veremos las estrellas —le dijo María.

Los tres se metieron en la tienda. Comieron sándwiches, bebieron leche, vieron todas sus fotos, leyeron cuentos y se rieron un montón.

Luego, abrieron el techo de la tienda, se metieron en los sacos de dormir y vieron las estrellas hasta que se quedaron dormidos.

María le había hecho a papá el regalo más especial de todos.

El regalo de compartir momentos inolvidables juntos. Porque como papá le había dicho…

¡ELLA ERA SU MEJOR REGALO!

Y colorín colorado, este cuento para papá se ha terminado.

Abrir chat
1
Hola 👋, ¿En qué podemos ayudarte?